TERAPIA DE PAREJA

¿Cuándo tengo que acudir a una terapia de pareja?

Cuando la relación empieza a deteriorarse y se siente que ya no es lo mismo, no estás satisfecho/a con tu relación de pareja, no se comparten momentos de ocio, no hay comunicación, no hay entendimiento, discusiones. Es el momento de plantearse que un profesional pueda mediar para proporcionar los recursos que necesita la pareja para volver restaurar el bienestar, la comunicación y la confianza conjunta.

  • Plantéate las siguientes preguntas:
    Te sientes infeliz en tu relación de pareja?
  • ¿Has notado que tienes la misma discusión una y otra vez sin llegar a ninguna conclusión?
  • ¿Situaciones cotidianas acaban en grandes discusiones?
  • ¿Sois compañeros de piso?
  • ¿No confías en tu pareja?
  • ¿No hay acuerdo en decisiones importantes, hijos, proyectos, vacaciones?

Es el momento que vengas para cuidar tu relación y que estas contento y satisfecho en tu relación.

¿Qué ofrecemos?

Durante la primera sesión acogemos vuestras dificultades conjuntamente para explorar las dificultades identificando las situaciones que os hacen estar así y desde cuándo. Exploramos vuestra historia, vuestra relación.

Las siguientes visitas serán individuales será un espacio donde cada uno de la pareja podrá expresar cómo percibe diferentes aspectos de la pareja que son importantes para sentir bienestar e unión con el otro.

Finalmente, las siguientes visitas serán conjuntas dónde os proporcionaremos los objetivos terapéuticos con un análisis de lo que tenemos que mejor para que se restablezca el diálogo, el afecto, los acuerdos… dentro de la pareja.

Nuestro objetivo:

Que la pareja aprenda a resolver las diferencias de manera sana, detener las discusiones repetitivas, recuperar el equilibrio, la calma para poder reflexionar y conversar, recuperar el afecto y la confianza, así como mejorar las habilidades de comunicación en un ambiente seguro.

¿Qué tipos de problemas acogemos y tratamos?

  • Problemas de convivencia: peleas, discusiones, distanciamiento, problemas en división de tareas del hogar, bloqueos.
  • Celos, desconfianza, infidelidad
  • Problemas sexuales
  • Dificultades con las respectivas familias.
  • Acompañamiento durante la separación
  • Dificultades en la concepción de un hijo
  • Preparación para el primer hijo
  • Nuevos padres. Dificultades en la adaptación de esta nueva etapa: crisis de pareja, sentimientos de soledad, depresión, depresión postparto, problemas distribución tiempo pareja-padres…
  • Parejas con hijos de relaciones anteriores
  • Desacuerdos respecto a la custodia.

Dudas y preguntas más frecuentes

¿Si mi pareja no quiere venir?

  • Por desgracia podemos hacer, tal y como se indica es una terapia de pareja, y es imprescindible que ambos miembros estén implicados en la terapia, sean capaces de percibir que hay dificultades y de implicarse en mejorarlas.
  • Es importante que ambos miembros sean capaces de desarrollar la intimidad. Que se abran plenamente al otro, mostrarse tal cual son para que la terapia sea efectiva.
Solicitar Información